EN ESPAÑA COMEMOS EL DOBLE DE SAL ACONSEJADO POR LA OMS:

EN ESPAÑA COMEMOS EL DOBLE DE SAL ACONSEJADO POR LA OMS:

La OMS recomienda tomar como máximo 5 gr de sal al día, los españoles llegamos a consumir hasta 10 gr al día.

El 72% de la sal que consumimos proviene de los caldos y sopas preparados, salsas, alimentos precocinados, snack, etc...

                        

Esta situación se está convirtiendo en un problema de salud pública; ya que el exceso de sal provoca hipertensión y enfermedades cardiovasculares.

Un estudio que se acaba de presentar en el congreso de la Asociación Americana del Corazón calcula que 2,3 millones de personas mueren al año en el mundo por complicaciones relacionadas con la ingesta excesiva de sodio.

El sodio es importante para nuestro organismo, ya que lo utiliza para controlar la presión arterial y el volumen sanguíneo, y también es necesario para que los músculos y los nervios funcionen correctamente. Pero no se debería ingerir más de 2 gr. al día.

No sólo puede derivar en enfermedades crónicas sino que un exceso continuado y diario de sal puede provocar alteraciones más comunes y aunque no tan peligrosas, sí nos provocan verdaderos problemas de salud, como es:

 

  • Dificulta la función de los riñones.
  • Disminuye la cantidad de calcio.
  • Retiene líquidos.
  • Favorece la formación de algunos tipos de tumores.
  • Dificulta la función de aparato respiratorio.
  • Favorece el sobrepeso y la obesidad.


Podemos reducir la ingesta de sal introduciendo en nuestra dieta los preparados de caldos, sopas, snack, etc…bajos en sal que se venden en herbolarios, tiendas de dietética y algunas superficies comerciales.

Existen también preparados de sal baja en sodio o de mezclas de especias que le dan sabor a los alimentos sin tener que recurrir a la sal.

Resultado de imagen de herbamare Éste concretamente puedes conseguirlo en nuestra farmacia.


Por otro lado, podemos reeducar a nuestro paladar, reduciendo poco a poco la cantidad de sal que añadimos en las comidas. Si lo hacemos de golpe, notaremos las comidas muy sosas de repente y no conseguiremos reducirla, pero si lo hacemos paulatinamente, día a día, nos iremos acostumbrando y llegará un momento que prácticamente no añadiremos sal a las comidas.

Siguiendo esta táctica fué como  en España se consiguió reducir la sal del pan de 22gr a 18gr. en 4 años.

El País, publicó en el artículo “El éxito del pan soso”, cómo procedieron para reducir la sal en un artículo de consumo básico sin provocar el rechazo de los consumidores.

                                                             

Llistat de categories